cobertura

Operación con la que se pretende disminuir un riesgo realizando una inversión que lo contrarreste. En el contexto bursátil, es una operación destinada a reducir el riesgo de movimientos adversos en el precio de un valor.

Un ejemplo claro de una cobertura es un contrato de futuros. Una persona que posee una acción, puede asegurarse venderla a un precio fijo mediante un contrato de futuros, así evita el riesgo a que se produzcan fluctuaciones en el mercado.

Noticias