seguro con franquicia

Aquel que en caso de siniestro o accidente, la compañía aseguradora cubre el 100% de los gastos que ocasione la reparación del otro vehículo. En el caso del vehículo propio, cubre a partir del importe de la franquicia.

Es decir, imaginemos un seguro de coche con una franquicia de 500 euros. En el caso de un supuesto accidente, el propietario del vehículo causante deberá pagar la reparación en caso de que el importe de ésta sea igual o inferior a 500 euros; y si la reparación es superior a 500 euros, entonces el propietario del coche pagará los primeros 500 euros, y el exceso lo cubrirá la compañía aseguradora. Los daños en el otro coche, los cubre íntegramente la aseguradora.

Enlaces