morosidad

Se define la morosidad (o delinquency, late or overdue payment en inglés) como la lentitud, dilación o demora en el cumplimiento de un compromiso dentro de la franja de tiempo establecido previamente. Esto en el mundo económico y financiero es una falta de puntualidad o retraso en cumplir un objetivo, un pago o en la devolución de una deuda. También se puede referir a esta situación con el término “mora”; es decir, con “morosidad” se refiere al retraso del pago y con “mora” se refiere a la falta de pago pero son términos básicamente intercambiables siendo “morosidad” el más utilizado.

La morosidad económica es cuando se incurre en un impago de deuda estipulada en un contrato formal.

Este impago no significa que el deudor no vaya a pagar su deuda en algún momento pero que no lo haya hecho dentro del plazo establecido en el contrato. Alguien que incurre en la morosidad se denomina moroso. Esto puede pasar cuando se debe dinero a, por ejemplo, empleados dentro de una empresa, proveedores de quién se hacen las compras o acreedores de quiénes se ha prestado dinero. Alguien que no paga sus impuestos (parcialmente o en su totalidad) al gobierno intencionalmente sin justificación está siendo moroso desde el punto de vista del gobierno. La morosidad suele presentarse con las personas que no pagan a tiempo la deuda correspondiente de sus tarjetas de crédito, préstamos o que incurren en el impago de sus hipotecas.

Para las entidades de crédito como los bancos u otras instituciones crediticias, “un moroso” es una persona física o persona (entidad) jurídica que se retrasa más de tres meses en el pago de una deuda incurrida. Suele haber consecuencias negativas para el deudor en una situación de morosidad como un cargo por morosidad (cantidad añadida a la inicial), el incremento del tipo de interés (llamado el interés moratorio), una indemnización debida por impago, una demanda judicial o la cesación de la relación empresarial. Las personas que no cumplen los pagos de su hipoteca durante un periodo, que suele ser entre 3 a 6 meses, con su banco pueden estar embargadas por el banco (valoración y subsecuente expropiación de la propiedad) o el banco puede abrir un procedimiento de ejecución hipotecaria. Los bancos prefieren escoger la segunda opción por su rapidez de resolución y eficacia en cobrar todo lo prestado más lo pendiente de pagar a un tipo de interés elevado.

La tasa de morosidad es el porcentaje (al nivel-país o nivel-empresa) que los créditos que siguen impagados después de la fecha de vencimiento de la obligación (deuda) establecida ya habiendo transcurridos tres meses. Un ratio de morosidad es distinto al anterior. Este ratio trata del total de los activos dudosos (activos cuyos pagos se retrasan más de tres meses) dividido por la totalidad de la inversión crediticia (préstamos y créditos recibidos). La moratoria se refiere al plazo extra que se concede para el pago de a una deuda vencida. Los distintos tipos de seguros de crédito disponibles en el mercado ayudan a las empresas cubrirse contra las cuentas incobrables por la insolvencia o morosidad de sus clientes y son muy típicos en operaciones internacionales cuando hayan dos o más bancos de por medio o cuando el riesgo de impago es alto.

Multimedia