rentabilidad financiera

La rentabilidad financiera es la renta ofrecida a la financiación. Constituye el “premio” dado a los fondos propios utilizados en la financiación de la inversión. A medida que el valor de rentabilidad financiera sea mayor, mejor será ésta.

Supongamos una inversión a un año por un importe de 1.000€; que reporta un 20% anual exento de impuestos. Para financiar esta inversión utilizamos 650€ de los fondos propios de la compañía y 350€; de un préstamo al 6% anual.

El rendimiento de la inversión será del 20% sobre 1.000€, es decir de 200€. 20% de 1.000 = 200.

Este rendimiento inicial debe asumir el coste financiero de la deuda: 6% de 350 = 21

Dicho coste financiero es del 6% sobre 350, por tanto asciende a 21€.

Descontado el coste de la financiación tenemos el rendimiento obtenido de la inversión: 200 – 21 = 179

Este importe de 179 es el “premio” que ofrecido por la aportación de fondos. Es la expresión de la retribución a los fondos propios. Para las empresas con ánimo de lucro, la rentabilidad financiera es expresada normalmente en tanto por ciento y mide la rentabilidad del capital propio o beneficio neto generado en relación a la inversión de los propietarios de la empresa.

Recibe el nombre de rentabilidad financiera o ROE, por las siglas en inglés Return On Equity: RF = BN / K

Siendo: BN = beneficio neto K = Fondos Propios = capital + Reservas El beneficio neto (BN) es beneficio que ganan los propietarios de la empresa, una vez pagados los intereses y otros gastos financieros y los impuestos: BN = BE – intereses – impuestos 

En efecto, la primera obligación de una empresa es pagar los intereses de la deuda y, a continuación, los impuestos. Si sobra dinero, ese remanente (que es el beneficio neto) se utilizará para repartir dividendos.

Para nuestro ejemplo, la rentabilidad financiera obtenida es del 27,5% rentabilidad financiera = 179/650 = 0,275 = 27,5%

Si comparamos este resultado con el rendimiento de la inversión del 20%, se puede observar que al financiar parte de la inversión con deuda (fondos ajenos) la rentabilidad financiera no coincide con el rendimiento económico.

Esta utilización de la deuda para incrementar la rentabilidad de los capitales propios recibe el nombre de apalancamiento financiero.

Enlaces