IBEX

Es el principal índice de referencia de la bolsa española. Conocido como IBEX-35, está formado por las 35 empresas que más liquidez tienen y que son las que cotizan en el SIBE, el Sistema de Interconexión Bursátil Electrónico, compuesto por las cuatro bolsas españolas (Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia).

El IBEX-35 se incluye dentro de los índices de reciente creación en los mercados financieros, basándose en criterios de capitalización, liquidez y free-float (Es el tanto porcentual de capitalización teórica correspondiente a cada acción que en realidad se intercambia en la bolsa) de los valores que se incluyen dentro del mismo.

Dentro de las características que posee el IBEX-35 podemos destacar las siguientes (como elementos diferenciadores de otros índices de capitalización bursátiles tradicionales):
- Está formado por acciones especialmente significativas para explicar el comportamiento de la bolsa en su conjunto.
- Posibilidad de medición en tiempo real. Los índices de renta variable tradicionales no se calculaban normalmente más que un número determinado de veces al día (generalmente solo se calculaban una vez).

El desarrollo de los mercados bursátiles ha hecho necesario una difusión de los índices en períodos más cortos conforme varían los precios de las acciones que los componen, hasta llegar en la actualidad a difundirse en tiempo real, prácticamente en el campo continuo.

El IBEX-35, se calcula empíricamente como un índice de Laspeyres, que toma como dato original el último día de 1989 y como dato base el 3000. La selección de los valores incluidos en el índice se hace en función de tres criterios: 

  1. Capitalización bursátil. Se entiende la capitalización bursátil como la multiplicación del precio de la acción por el número de acciones que componen el capital social de la compañía. En el caso de acciones con diversos derechos en el reparto de dividendos, que cotizarán evidentemente con un precio distinto la capitalización se calculará como la suma de los diversos precios por el número de acciones que corresponda a cada tipo. 
  2. Liquidez. La inclusión de este criterio pretende evitar la entrada en el IBEX de valores, que a pesar de contar con una capitalización bursátil importante, no dispongan de acciones que sean susceptibles de cambiar de manos habitualmente por estar en posesión de un accionariado estable. En función de estos dos criterios se revisan al menos dos veces al año los valores componentes del IBEX, pudiendo, en función de condiciones especiales de algún valor que impidieran su normal contratación, quitar de la composición del IBEX en cualquier momento aquellos valores sujetos a determinadas condiciones. La ponderación de cada valor se corrige en cada instante dependiendo del ratio: Cotización de la empresa / Cotización total del IBEX. En la actualidad la Sociedad de Bolsas es la propietaria del IBEX tras el traspaso de la titularidad del mismo de MEFF, ocupándose por tanto de su cálculo difusión y mantenimiento. 
  3. Free-float. Tal y como hemos comentado, se ha incorporado el componente del free-float. Este hecho es la respuesta que Sociedad de Bolsas y el Comité Gestor del ibex, hacen a una serie de preocupaciones que expresaban los participantes del mercado:
3.1. La cada vez mayor importancia de un grupo empresarial en la composición de un índice, que ha llegado a ser ampliamente superior al 30% de la capitalización del mismo. La sucesiva salida a bolsa de pequeños porcentajes de las filiales de este grupo ha propiciado un excesivo peso del mismo en el IBEX.
3.2. La entrada en el IBEX de empresas con un grado bajísimo de liquidez y de free-float.
3.3. La gran cantidad de salidas a bolsa de empresas tecnológicas que se ha producido. Este tercer criterio añade subjetividad al cálculo del ibex, al ser muy complicado definir exactamente el concepto de free-float, pero supone una mejora del sistema bursátil.

Enlaces

Noticias