futuro

Este contenido está disponible en los siguientes idiomas: Español | Inglés

Es un contrato que estipula un precio y una fecha en que se hará efectiva la compra-venta de un bien, préstamo, depósito u otro instrumento de naturaleza financiera, y que se negocia y transmite en un mercado organizado.

Un futuro es un contrato a plazo entre varias partes en donde se les obliga a ambas a comprar o vender un número de bienes determinado (al que denominamos activo subyacente), en una fecha posterior a la de la definición del contrato, con precio acordado por dichos contratantes. Por decirlo de alguna manera, un futuro en realidad, es una apuesta entre las partes contratantes (comprador y vendedor del futuro), de forma que uno considera que el precio sobre un subyacente va a aumentar mientras que el otro considera que va a disminuir, por lo que se origina el contrato entre los dos. Esta explicación sirve solo si la finalidad del contrato de futuro es la especulación, aunque la realización de dichos contratos tiene más utilidades.

Los contratos de futuros pueden darse debido a:

  • Que se esté intentando efectuar una operación de cobertura: una persona o entidad tiene o va a tener un activo subyacente (entendido el mismo como petróleo, gas, un préstamo, acciones de una determinada empresa…) en un futuro, por lo que efectúa un contrato a futuro, de forma que asegurará un precio de dicho activo (es una forma de hacer cierto un coste incierto, dotando de mayor certidumbre la operación que se desea realizar). También puede ser que necesite el bien sobre el que está realizando el contrato en el futuro y quiera asegurar el precio.
  • Que esté intentando realizar una operación especulativa: la persona o entidad que contrata el futuro busca sacar un rendimiento de esta operación a través de la evolución del precio de un subyacente desde la contratación hasta el vencimiento del contrato de futuro.
  • Arbitraje: obtener una ganancia segura sin correr riesgos.
A la hora de transaccionar con contratos sobre futuros, debemos definir, por un lado la figura del comprador (adopta posición larga) y la figura del vendedor (adopta la posición corta):
  • El comprador de un futuro (posición larga), tiene el derecho a recibir al vencimiento del contrato, el activo subyacente sobre el que se ha negociado dicho futuro.
  • El vendedor de un futuro (posición corta), tiene la obligación de entregar el activo subyacente objeto de negociación, recibiendo a cambio la cantidad de dinero acordada en la fecha de realización del contrato de futuro.
Las principales características de un contrato a futuro son:
  • Son contratos normalizados y estandarizados (a diferencia de otros contratos derivados que pueden ser negociados a medida por las partes interesadas), iguales para todos los participantes del mercado, en lo que se refiere al activo subyacente, el objeto del contrato, el vencimiento del contrato y la liquidación del contrato al vencimiento.
  • Se negocian a través de una cámara de compensación con garantías estandarizadas y liquidaciones diarias de las posiciones de los contratantes, donde los mismos deben depositar una garantía cuando toman una determinada posición de mercado.
  • Existen mecanismos para hacer posible la liquidación diaria de todos los contratantes (se ofrecen cotizaciones de forma continua).

Multimedia

DERIVADOS - Clase 1 - Introducción y Conceptos Básicos de futuros

DERIVADOS - Clase 1 - Introducción y Conceptos Básicos de futuros

La crisis del tulipán

La crisis del tulipán

Enlaces

Noticias