opción

Este contenido está disponible en los siguientes idiomas: Español | Inglés

Instrumento financiero que da derecho, pero no la obligación, a comprar o vender un activo.

Una opción es un instrumento derivado por el cual el comprador adquiere, a cambio de una prima, el derecho a comprar o vender un activo subyacente, en una fecha de expiración o antes de esa fecha, a un precio de ejercicio.

La diferencia de las opciones con los contratos futuros es que en los futuros las partes están obligadas a realizar la transacción, mientras que en las opciones el comprador no está obligado a ejercer su derecho adquirido, a la vez que el vendedor sí está obligado a satisfacer el derecho del comprador si éste lo exige. La otra diferencia es justamente la prima que paga el comprador por adquirir el derecho. 

I. TIPOS DE OPINIONES 

Al igual que otros tipos de derivados, las opciones pueden hacerse a medida de las necesidades del interesado. Por lo tanto, existen infinitos tipos de opciones.

1. Según el derecho adquirido puede diferenciarse entre opciones de compra y de venta. En una opción de compra, el comprador adquiere el derecho de comprar el activo subyacente al precio de ejercicio; mientras que en una opción de venta, el comprador adquiere el derecho de vender el activo subyacente al precio de ejercicio. Así, nótese que se puede comprar o vender una opción de compra, al igual que se puede comprar o vender una opción de venta. El comprador siempre paga la prima, para obtener el derecho de comprar o vender el activo subyacente. Por su parte, el vendedor recibe la prima a cambio de tener que satisfacer el derecho del comprador si éste lo exige.

2. Según la fecha de expiración puede diferenciarse entre opciones europeas y americanas. Una opción europea es aquélla que sólo puede ser ejercida en la fecha de expiración del contrato, es decir, en un único instante de tiempo. En cambio, las opciones americanas pueden ser ejercidas también en cualquier momento anterior a la fecha de expiración.

3. Según el grado de organización del mercado, al ser un tipo de derivado, las opciones pueden ser pactadas en mercados organizados o mercados no organizados (over the counter –otc-). Las opciones normalizadas, es decir en las que todos los elementos del contrato (precio de ejercicio, fecha de expiración, calidad del bien a intercambiar, etc.) están predefinidos, se negocian en los mercados organizados. Las opciones no estandarizadas, es decir aquéllas cuyas condiciones son fijadas libremente por las partes, son negociadas en mercados otc.

4. Según el activo subyacente, al ser un tipo de derivado, las opciones pueden clasificarse entre opciones sobre activos reales y opciones sobre activos financieros. Una opción sobre un activo real es aquélla en la que el activo subyacente es un bien físico, por ejemplo, una materia prima. Una opción sobre un activo financiero es aquélla en la que el activo subyacente es un activo financieros intangible, por ejemplo, la acción de una empresa.

5. Según las condiciones del contrato, las opciones pueden distinguirse entre opciones asiáticas, opciones exóticas, opciones digitales, opciones barrera, entre otras. 


II. VALORACIÓN DE LAS OPINIONES 

1. La valoración en la fecha de expiración: al ser un derivado, alcanzada la fecha de expiración es conocido el valor de la opción, dado que se conoce el precio de ejercicio y el precio de mercado, así como el resto de las condiciones del contrato. Por ejemplo, si en una opción de compra por un barril de petróleo se acordó un precio de ejercicio de 100 dólares, cuando el precio de mercado es 75, entonces la opción tendrá un valor de 25 dólares, dado que es el monto que puede ahorrarse el comprador por tener el derecho que le da la opción.

En cambio, si el precio de mercado fuese 125 dólares, la opción tendría un valor de cero, dado que al comprador no le conviene ejercer la opción, sino adquirir el barril en el mercado. En definitiva, en la fecha de expiración, el valor de la opción de compra será igual al máximo entre cero y la diferente entre el precio de mercado y el precio de ejercicio. Por su parte, el valor de una opción de venta, en la fecha de expiración, será igual al máximo entre cero y la diferencia entre el precio de ejercicio y el precio de mercado.

2. La valoración antes de la fecha de expiración: antes de la fecha de expiración, existe una fórmula matemática, conocida como la fórmula de Black-Scholes, para conocer el valor de una opción europea (aquella que solo puede ser ejercida en la fecha de expiración). Para el resto de las opciones, antes de la fecha de expiración se conoce el valor actual del activo subyacente, por lo que se puede calcular cuál sería el valor de la opción en caso de alcanzarse la fecha de expiración en las mismas condiciones que las presentes. Pero como no se conoce los movimientos en los precios que se darán en el lapso de tiempo que queda entre el presente y la fecha de expiración, la valoración de la opción solo puede hacerse a través de cálculo de probabilidades. Como este tipo de cálculos son, en general, muy complejos y hay tantos como tipos de opciones (infinitos), no se procederá a realizarlos.

Simplemente se hará referencia a que los valores de las opciones son más volátiles que los precios de los subyacentes. Es decir, ante una variación en el precio del subyacente de 1%, el valor de la opción se modificará en más de 1%. Cuánto más de 1% dependerá de las condiciones del contrato y del tiempo faltante hasta la fecha de expiración. Cuanto menos falte para la fecha de expiración, la volatilidad del valor de la opción será menor, ya que contará con menos tiempo, y por lo tanto con menos probabilidad de sufrir grandes modificaciones futuras.

Multimedia