demanda de trabajo

Número de personas que están dispuestas a trabajar o el número de horas de trabajo que desean contratar las empresas.

La demanda de trabajo, al igual que la de los demás recursos productivos, se deriva de la demanda del producto o servicio al que contribuye a productir o a suministrar.

Por ejemplo, una caída de la demanda de automóviles generaría una caída de la demanda de trabajo en esta industria, reduciendo ya sea el número de horas de trabajo, ya sea el número de personas que las empresas desean contratar. Al ser la demanda de trabajo derivada de la demanda del producto, depende del valor que tenga este producto en el mercado y de lo productivo que sea el trabajo.

Por otra parte, también depende de lo costoso que sea el trabajo como recurso productivo. Este coste incluye los gastos corrientes que genera la contratación de los trabajadores, es decir, los salarios y otras condiciones laborales no pecuniarias que supongan un gasto para la empresa. También incluye los costes derivados de la contratación y del despido o no renovación del contrato laboral.