deflación

Este contenido está disponible en los siguientes idiomas: Español | Inglés

Situación económica que sucede cuando los precios de los bienes y servicios descienden de manera general y prolongada, provocado por la disminución del gasto. Es lo contrario al término de inflación.

Esta situación, a su vez, tiene como consecuencia una disminución en el ritmo de la actividad económica, afectando entre otros aspectos al empleo y a la producción de bienes y servicio.

Hay que dejar claro que el término deflación no se debe confundir con desinflación, ya que en la desinflación los precios siguen bajando, pero a un ritmo más lento.

Según el FMI, para que se pueda denominar deflación, la caída de precios tiene que ocurrir a lo largo de un año. Como se ha comentado anteriormente, la deflación está causada por una disminución en el gasto, tanto personal como gubernamental, así como una disminución en las inversiones. Esta disminución de circulante provoca un desequilibrio entre la oferta y la demanda. A su vez, el desequilibrio entre ambas provoca:

  1. Disminución de la demanda, como consecuencia de una reducción en el nivel adquisitivo de las familias.
  2. Exceso de oferta, como consecuencia de una mayor competencia o por un exceso de producción y de capacidad productiva en las empresas.

Cuando ocurren estas dos situaciones (disminución de la demanda y exceso de oferta), es porque la economía se encuentra en un momento expansivo, y esto significa que los consumidores tienen una mayor capacidad de gasto. Esta situación de desequilibrio, por tanto, provoca que las empresas bajen sus precios para poder vender más sus productos, disminuyendo así el margen con el que trabajan.

Por otra parte, los consumidores piensan que si los precios van a seguir bajando no merece la pena comprar hoy, y por tanto mañana los productos serán más baratos. Esto tiene como consecuencia que circule menos el dinero, situación que se corregirá y estabilizará en el momento en que los precios hayan caído lo suficiente como para que los consumidores y empresas comiencen a nivelar de nuevo la oferta y la demanda.

Existe la posibilidad también que los diferentes gobiernos y autoridades económicas apliquen medidas para aumentar la demanda, y conseguir que el proceso de la deflación dure lo menos posible. La más común es la bajada de los tipos de interés, lo que provoca que las entidades financieras puedan poner a disposición de las familias préstamos con mejores condiciones, y de esta manera aumente el gasto. Esto sería una medida de política monetaria.

Otra opción es que los gobiernos aumenten el gasto público para poner más dinero en circulación y así dinamizar la economía. Esto sería una medida de política fiscal.

Multimedia

Inflación - Deflación

Inflación - Deflación

Inflación y deflación

Inflación y deflación